La precinta, esa etiqueta alargada que vemos en los tapones.

La etiqueta alargada que vemos en las botellas de bebidas espirituosas envolviendo el tapón no es un elemento decorativo, a esta etiqueta se le llama precinta, y tiene 2 funciones:

1.- Es un elemento de seguridad y garantía, ya esta se adherirá sobre los tapones o cierres, en forma que no puedan ser abiertos sin romperlas.

2.- Es un documento timbrado y numerado, sujeto al modelo emitido por el Ministerio de Economía y Hacienda y fabricado por la Fábrica de Moneda y Timbre, y que acredita que el producto cumple con todos sus requisitos fiscales, es decir, que se ha abonado el correspondiente impuesto especial de alcohol.

Según la legislación vigente, todas las bebidas espirituosas con un capacidad superior a 500 ml y un grado alcohólico superior a 6% deberán comercializase  en envases provistos de esta precinta.

En la botella del Herberet no solo aplicamos la legislación acerca de la precinta, sino que tambien para dar una mayor seguridad, la precinta tiene un precinto plástico que esta termosellado al tapón y al cuello de la botella, garantizando que no se puede manipular de ninguna manera si no se abre y se rompe este precinto plástico y la precinta.

Desde Herberet recomendamos exigir en los establecimientos de expedición tener esta precinta, son una garantía para la Hacienda Pública y para el consumidor. A la primera le asegura el cobro del correspondiente impuesto, y al segundo que el producto que adquiere está distribuido legalmente y por tanto que cumple los requisitos de calidad.

Pero comercializar bebidas espirituosas sin la correspondiente precinta esta castigada duramente por la Administración, estos son unas de las sanciones aplicables:

Envases sin precinta: 600 euros.

Tenencia de precintas recuperadas: 10 euros por precinta.

Falta de factura de compra: 1.200 euros.


Fuentes:

Federación Española de Bebidas Espirituosas

Fabrica Nacional de Moneda y Timbre.